Ir al contenido principal

Las fiestas

Hoy voy a hablaros de algo a lo que tenemos miedo cuando estamos a dieta: las fiestas.

Para tomar la decisión de ponernos a dieta hay que estar en un buen momento psicológico y físico. Psicológico porque requerimos de esa fuerza mental que nos hace que la llevemos a cabo, que sigamos unas normas, que nada ni nadie nos quite esa idea, ni eventos, ni personas que nos digan: “¡Pero...Si tú estás bien!”. “Si no te hace falta”. “A ver si te vas a poner enferma”... Si estamos fuertes mentalmente hablando, todo eso nos da igual para empezar esta nueva etapa. Físicamente tenemos que estar bien, que nuestra analítica esté bien y no tenga carencias en cuanto anemia, hierro por debajo de lo normal, defensas normales… Así ya estamos preparados.

Una vez estamos haciendo la dieta un tiempo y todo va bien, nos encontramos bien, se ha pasado esa “ansiedad” que podemos pasar al principio, vamos perdiendo un poco mejor o un poco peor, según lo hagamos de bien… Llegan las fiestas. En este caso, las de Semana Santa.

Los días de antes, cuando venía a consulta, me preguntáis: “¿Qué hago estas fiestas?”. “En Semana Santa hay muchos dulces”. “Uff, con las procesiones me entra mucha hambre”. “Es que yo estoy todo el día tocando el tambor y necesito reponer fuerzas”. “Es que ayudo a mi madre y, ¿cómo no voy a probar lo que hace?”. “Es que soy yo la que hace todos esos dulces tan ricos y soy incapaz de no catarlos”...

Todas esas frases las he oído yo en mi consulta y, la verdad es que os entiendo pero, si queréis seguir perdiendo, esta época se convierte en un paréntesis en el cual, esas cosas que no se deben comer, nos estropean una barbaridad y no somos conscientes de ello. Seguro que nos estropean y seguro que se gana peso haciendo esos excesos tanto en la comida, como en las bebidas alcohólicas, ya sea un vinico, unas cervezas o unas copas. Son muy pocos días y muy intensos en cuanto a vida social.

Siempre os digo la misma frase: “Hay que vivir”. “Hay que salir”. “Pero hay que intentar hacerlo lo mejor posible”.

Si ya es tarde porque se nos ha olvidado la dieta en esos días de fiesta, lo ideal es volver cuanto antes a la rutina. Intentar hacer deporte, aunque sea de forma moderada, caminando una hora diaria. Comer lo mejor posible, según los consejos que os di en su día en la consulta y, poco a poco, estaréis de nuevo en la dinámica de cuidarse, de hacerlo bien y de estar de nuevo “fuertes mentalmente hablando”.

Intenta no desanimarte si vienes a pesarte y pesas más. Estos días seguro que te han “pasado factura”. Seguro que has hecho menos deporte y, ese peso que has aumentado, con un poco de esfuerzo, volverá a bajar. Piensa que, a veces, cuesta un par de semanas empezar a bajar de peso, sobre todo después de tantos días seguidos de no hacerlo bien.

Piensa que siempre estaré en la consulta para animarte, aconsejarte y ayudarte en tu meta, que es encontrarte bien contigo misma y de forma saludable porque, “en Clínica SILINS, mejoramos tu aspecto, cuidando tu salud”.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Otra vez a dieta

¿Cómo llevas la dieta que empezaste el 1 de enero? ¿Aún no te has rendido? Te voy a contar por qué fracasamos cuando nos ponemos a dieta en una fecha que simboliza el inicio de algo. El 1 de enero me pongo a dieta. Los famosos propósitos de año nuevo. Primero de todo, no empezamos hasta el día 7, ya que aún quedan la mitad de las fiestas de Navidad. Segundo, la dieta dura una semana, que es el tiempo post-vacacional en el que tardamos en sumergirnos de nuevo en las mismas rutinas que teníamos el año anterior. En definitiva, del 15 al 20 de enero se nos ha olvidado que nos pusimos a dieta. El mes que viene me pongo a dieta. Esto es aún menos motivador que la del 1 de enero. Ya que estamos postergando al mes siguiente lo que deberíamos hacer hoy. Cuando pase el mes, nos daremos cuenta que no hemos empezado a cuidarnos y lo dejaremos para el siguiente. Así pasará un mes tras otro hasta que lleguemos a fin de año. El lunes me pongo a dieta. Como dijo uno de mis mentores, lo que empieza un

Vitaminas faciales

A veces, viene una persona a informarse sobre algún tratamiento facial, sin saber exactamente qué hacerse. La mayoría de las veces, vienen con mucho miedo, no queriendo modificar ninguna estructura facial, se niegan a ponerse rellenos, aunque no les quedaría mal. Y me preguntan: “Y tú, ¿qué me harías?”. Esa es “la pregunta del millón”. La pregunta en la que, la respuesta, ha de ser cuidadosa, ya que, si les dices algo que ellas no tenían pensado, les puedes generar algún tipo de complejo o inseguridad. Y ese, no es mi objetivo. Mi objetivo, es que todas y cada una de vosotras y vosotros, os vayáis seguros y tranquilos por lo que os vais a hacer. Hay un tratamiento dentro de la Medicina Estética, que es sutil, a la par que necesario. El tratamiento del que os quiero hablar es la mesoterapia facial. En dicha mesoterapia, pueden emplearse diversos productos. Yo uso uno que es un conjunto de vitaminas y nutrientes específicos para nuestra dermis y que, además, lleva ácido hialurónico

El éxito de la dieta

¿Estoy a dieta? Esta es la pregunta que nos repetimos al levantarnos cada día. Por las mañanas hemos recuperado la energía, estamos pletóricos y es muy fácil motivarnos, así que sí... ¡Estamos a dieta! Estamos seguros. Hacemos un desayuno sano con algo de fruta, leche desnatada, pan integral… Y, ¡a comernos el día! A media mañana la cosa se empieza a complicar. Probablemente hayamos hecho ya muchas cosas y desgastado gran parte de la energía. ¿Qué me como? Pues una tostada con un poco de aceite está bien, con un café con leche, pero… Mira ese donut, ese croissant… Por un día… Total, todavía es por la mañana. Este es un gran error. A mediodía, nos saltamos la dieta dependiendo de lo que hayamos decidido. Si nos comimos el croissant, ya la hemos liado, así que, ¿qué más da? Total, por un día (otra vez). El problema es que en cuanto torcemos el día, ya está torcido para el resto. Y comemos cosas que nos apetecen mucho y nos aportan energía inmediata, pero de la que nos hac