Ir al contenido principal

Dermocosmética

Hoy quiero hablaros sobre los cuidados faciales que podéis hacer en casa. En concreto, de todas aquellas cremas que podéis echar en vuestro rostro para lucir una piel resplandeciente.

Lo primero que quiero explicaros, es que hay varios tipos de texturas:

  • Serum: es una sustancia de textura muy ligera y con alto contenido en activos. Su característica principal es que se absorbe con mucha rapidez y sin sensación de grasa en la piel. Se usa en cualquier tipo de piel.
  • Gel: es una sustancia semisólida, que se forma del tratamiento de líquidos, con gelificantes. Son libres de lípidos (grasas) y de textura ligera, por lo que está indicado en pieles grasas y con tendencia acneica.
  • Crema: se consigue con la mezcla de agua y sustancias grasas, por lo que va mejor a las pieles normales y secas.
  • Ampollas efecto flash: tienen alto contenido en principios activos con bajo peso molecular, para que éstos penetren de forma más profunda. No llevan conservantes en la formulación y es por ello por lo que son envasados de forma estéril en recipientes de cristal. Son toleradas por todo tipo de pieles, incluso las reactivas.

Lo principal en todo tipo de piel es lavarse la cara todas las mañanas con agua y jabón específico, según tu tipo de piel.
Una vez que tu cara está limpia, es aconsejable seguir unas rutinas, dependiendo de lo que quieras conseguir. Quizá en un día normal, tu objetivo es la hidratación. Entonces, según tu tipo de piel, puedes usar una crema, un gel o un serum.

Después, es muy importante la protección solar, en invierno y en verano, con factor de protección de 50. El principal factor de envejecimiento celular es el sol, por lo tanto, si proteges tu piel de él, tendrás la piel sin manchas y sin arrugas producidas por el mismo y también prevenimos el cáncer de piel.

Dentro de las protecciones solares que hay en el mercado, hay de diferentes tipos para adaptarse a las necesidades de cada tipo de piel (textura gel, textura crema). También las hay con color (varios tonos, más claritos y más oscuros), que protege y a la vez, puede ser usada como “maquillaje”.

Si algún día tenéis un evento y queréis lucir más “luminosas”, podéis añadir a vuestra rutina, una ampolla efecto flash. Primero, se ha de lavar la cara y después se cubre la cara con la ampollica. Después, la rutina habitual, terminando con la protección solar.

Por la noche, no olvidéis volver a lavar la cara y poneros una crema o un gel con activos que puedan actuar previniendo el envejecimiento celular, como puede ser el ácido glicólico, ferúlico o retinol.

Si tenéis alguna duda, podéis preguntarme en Clínica SILINS.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Otra vez a dieta

¿Cómo llevas la dieta que empezaste el 1 de enero? ¿Aún no te has rendido? Te voy a contar por qué fracasamos cuando nos ponemos a dieta en una fecha que simboliza el inicio de algo. El 1 de enero me pongo a dieta. Los famosos propósitos de año nuevo. Primero de todo, no empezamos hasta el día 7, ya que aún quedan la mitad de las fiestas de Navidad. Segundo, la dieta dura una semana, que es el tiempo post-vacacional en el que tardamos en sumergirnos de nuevo en las mismas rutinas que teníamos el año anterior. En definitiva, del 15 al 20 de enero se nos ha olvidado que nos pusimos a dieta. El mes que viene me pongo a dieta. Esto es aún menos motivador que la del 1 de enero. Ya que estamos postergando al mes siguiente lo que deberíamos hacer hoy. Cuando pase el mes, nos daremos cuenta que no hemos empezado a cuidarnos y lo dejaremos para el siguiente. Así pasará un mes tras otro hasta que lleguemos a fin de año. El lunes me pongo a dieta. Como dijo uno de mis mentores, lo que empieza un

Vitaminas faciales

A veces, viene una persona a informarse sobre algún tratamiento facial, sin saber exactamente qué hacerse. La mayoría de las veces, vienen con mucho miedo, no queriendo modificar ninguna estructura facial, se niegan a ponerse rellenos, aunque no les quedaría mal. Y me preguntan: “Y tú, ¿qué me harías?”. Esa es “la pregunta del millón”. La pregunta en la que, la respuesta, ha de ser cuidadosa, ya que, si les dices algo que ellas no tenían pensado, les puedes generar algún tipo de complejo o inseguridad. Y ese, no es mi objetivo. Mi objetivo, es que todas y cada una de vosotras y vosotros, os vayáis seguros y tranquilos por lo que os vais a hacer. Hay un tratamiento dentro de la Medicina Estética, que es sutil, a la par que necesario. El tratamiento del que os quiero hablar es la mesoterapia facial. En dicha mesoterapia, pueden emplearse diversos productos. Yo uso uno que es un conjunto de vitaminas y nutrientes específicos para nuestra dermis y que, además, lleva ácido hialurónico

El éxito de la dieta

¿Estoy a dieta? Esta es la pregunta que nos repetimos al levantarnos cada día. Por las mañanas hemos recuperado la energía, estamos pletóricos y es muy fácil motivarnos, así que sí... ¡Estamos a dieta! Estamos seguros. Hacemos un desayuno sano con algo de fruta, leche desnatada, pan integral… Y, ¡a comernos el día! A media mañana la cosa se empieza a complicar. Probablemente hayamos hecho ya muchas cosas y desgastado gran parte de la energía. ¿Qué me como? Pues una tostada con un poco de aceite está bien, con un café con leche, pero… Mira ese donut, ese croissant… Por un día… Total, todavía es por la mañana. Este es un gran error. A mediodía, nos saltamos la dieta dependiendo de lo que hayamos decidido. Si nos comimos el croissant, ya la hemos liado, así que, ¿qué más da? Total, por un día (otra vez). El problema es que en cuanto torcemos el día, ya está torcido para el resto. Y comemos cosas que nos apetecen mucho y nos aportan energía inmediata, pero de la que nos hac