Ir al contenido principal

Rinomodelación


La estructura de la nariz está compuesta por huesos y cartílagos. Y, como todo en esta vida, hay de distintos tamaños y formas. Aunque este tema daría para escribir mucho, voy a intentar resumirlo en un lenguaje que lo pueda entender cualquier persona.

Lo primero que hago es estudiar la nariz desde distintas vistas, siendo las más importantes las siguientes:

De frente. Se observa si la nariz presenta asimetrías en la anchura de las aletas nasales, en el grosor de la punta. Si hay desviación en el tabique.

De perfil. Aquí se observa el ángulo naso frontal, que es el ángulo que hace la nariz con la frente y también si hay imperfecciones en la línea dorsal, si está curvada hacia fuera o hacia dentro.

El tratamiento en cuestión, lo que busca, es corregir una serie de defectos que pueden darse. Espero que entendáis que, en muchos casos no son defectos en realidad, sino rasgos genéticos de la persona. Así que realizo varias fotografías para verlo con más detenimiento y poder planificar los retoques que se van a llevar a cabo. Básicamente se trata de equilibrar las proporciones.

En ocasiones también se debe valorar el realce de los pómulos, de los labios o del mentón, para conseguir un mejor resultado.

Lo más efectivo es utilizar productos inyectables, casi siempre ácido hialurónico. Por seguridad se utilizan siempre productos reabsorbibles por el organismo. Esto quiere decir, que si la persona está contenta con el resultado, en un tiempo de más de un año, tendrá que repetir el tratamiento, siempre que se quiera evitar la cirugía.

Los resultados son espectaculares. Os pongo un ejemplo de una paciente que nos ha dado permiso para publicar la siguiente fotografía del antes y el después.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Otra vez a dieta

¿Cómo llevas la dieta que empezaste el 1 de enero? ¿Aún no te has rendido? Te voy a contar por qué fracasamos cuando nos ponemos a dieta en una fecha que simboliza el inicio de algo. El 1 de enero me pongo a dieta. Los famosos propósitos de año nuevo. Primero de todo, no empezamos hasta el día 7, ya que aún quedan la mitad de las fiestas de Navidad. Segundo, la dieta dura una semana, que es el tiempo post-vacacional en el que tardamos en sumergirnos de nuevo en las mismas rutinas que teníamos el año anterior. En definitiva, del 15 al 20 de enero se nos ha olvidado que nos pusimos a dieta. El mes que viene me pongo a dieta. Esto es aún menos motivador que la del 1 de enero. Ya que estamos postergando al mes siguiente lo que deberíamos hacer hoy. Cuando pase el mes, nos daremos cuenta que no hemos empezado a cuidarnos y lo dejaremos para el siguiente. Así pasará un mes tras otro hasta que lleguemos a fin de año. El lunes me pongo a dieta. Como dijo uno de mis mentores, lo que empieza un

Vitaminas faciales

A veces, viene una persona a informarse sobre algún tratamiento facial, sin saber exactamente qué hacerse. La mayoría de las veces, vienen con mucho miedo, no queriendo modificar ninguna estructura facial, se niegan a ponerse rellenos, aunque no les quedaría mal. Y me preguntan: “Y tú, ¿qué me harías?”. Esa es “la pregunta del millón”. La pregunta en la que, la respuesta, ha de ser cuidadosa, ya que, si les dices algo que ellas no tenían pensado, les puedes generar algún tipo de complejo o inseguridad. Y ese, no es mi objetivo. Mi objetivo, es que todas y cada una de vosotras y vosotros, os vayáis seguros y tranquilos por lo que os vais a hacer. Hay un tratamiento dentro de la Medicina Estética, que es sutil, a la par que necesario. El tratamiento del que os quiero hablar es la mesoterapia facial. En dicha mesoterapia, pueden emplearse diversos productos. Yo uso uno que es un conjunto de vitaminas y nutrientes específicos para nuestra dermis y que, además, lleva ácido hialurónico

El éxito de la dieta

¿Estoy a dieta? Esta es la pregunta que nos repetimos al levantarnos cada día. Por las mañanas hemos recuperado la energía, estamos pletóricos y es muy fácil motivarnos, así que sí... ¡Estamos a dieta! Estamos seguros. Hacemos un desayuno sano con algo de fruta, leche desnatada, pan integral… Y, ¡a comernos el día! A media mañana la cosa se empieza a complicar. Probablemente hayamos hecho ya muchas cosas y desgastado gran parte de la energía. ¿Qué me como? Pues una tostada con un poco de aceite está bien, con un café con leche, pero… Mira ese donut, ese croissant… Por un día… Total, todavía es por la mañana. Este es un gran error. A mediodía, nos saltamos la dieta dependiendo de lo que hayamos decidido. Si nos comimos el croissant, ya la hemos liado, así que, ¿qué más da? Total, por un día (otra vez). El problema es que en cuanto torcemos el día, ya está torcido para el resto. Y comemos cosas que nos apetecen mucho y nos aportan energía inmediata, pero de la que nos hac