Ir al contenido principal

Resiliencia

Resiliencia, vaya palabra. Os dejo la definición que he encontrado en la RAE: “Capacidad de adaptación de un ser vivo frente a un agente perturbador o un estado de situación adversos”. En palabras más comunes, es la capacidad de no rendirse.

Y es lo que yo quiero trasladar a todas y todos mis pacientes que os ponéis a dieta. Estoy por hacer unas pegatinas para que las pongáis en la nevera o en el espejo.



La dieta es un camino, que tiene un principio y un fin. Lo importante no es ir más rápido o más lento, lo importante es avanzar. Lo ideal es que cuando por la noche vayas a la cama, mires atrás y veas que has dado al menos un paso. En el camino hay miles de obstáculos. Tenemos las tentaciones. Tenemos pensamiento de que por un día no pasa nada. Tenemos a la gente que nos quiere y nos da consejos con toda su buena intención pero que a veces nos desmotiva o no son los adecuados. Tenemos eventos sociales que nos animan a saltarnos la dieta.

Nuestro mayor enemigo en nuestra dieta es esa voz interna que busca el placer inmediato. Os voy a dar un truco. Cuando oigas esa voz, piensa que es alguien externo, aunque venga de dentro de tí. Insúltale. No os voy a poner palabras malsonantes aquí, pero os las podéis imaginar. En los dibujos animados, aparece un mini tú en forma de diablo y otro en forma de angelito. Esa voz es el diablito.

Y sobre todo, levanta la cabeza y di en voz alta: ¡Resiliencia!

Comentarios

Entradas populares de este blog

Otra vez a dieta

¿Cómo llevas la dieta que empezaste el 1 de enero? ¿Aún no te has rendido? Te voy a contar por qué fracasamos cuando nos ponemos a dieta en una fecha que simboliza el inicio de algo. El 1 de enero me pongo a dieta. Los famosos propósitos de año nuevo. Primero de todo, no empezamos hasta el día 7, ya que aún quedan la mitad de las fiestas de Navidad. Segundo, la dieta dura una semana, que es el tiempo post-vacacional en el que tardamos en sumergirnos de nuevo en las mismas rutinas que teníamos el año anterior. En definitiva, del 15 al 20 de enero se nos ha olvidado que nos pusimos a dieta. El mes que viene me pongo a dieta. Esto es aún menos motivador que la del 1 de enero. Ya que estamos postergando al mes siguiente lo que deberíamos hacer hoy. Cuando pase el mes, nos daremos cuenta que no hemos empezado a cuidarnos y lo dejaremos para el siguiente. Así pasará un mes tras otro hasta que lleguemos a fin de año. El lunes me pongo a dieta. Como dijo uno de mis mentores, lo que empieza un

Vitaminas faciales

A veces, viene una persona a informarse sobre algún tratamiento facial, sin saber exactamente qué hacerse. La mayoría de las veces, vienen con mucho miedo, no queriendo modificar ninguna estructura facial, se niegan a ponerse rellenos, aunque no les quedaría mal. Y me preguntan: “Y tú, ¿qué me harías?”. Esa es “la pregunta del millón”. La pregunta en la que, la respuesta, ha de ser cuidadosa, ya que, si les dices algo que ellas no tenían pensado, les puedes generar algún tipo de complejo o inseguridad. Y ese, no es mi objetivo. Mi objetivo, es que todas y cada una de vosotras y vosotros, os vayáis seguros y tranquilos por lo que os vais a hacer. Hay un tratamiento dentro de la Medicina Estética, que es sutil, a la par que necesario. El tratamiento del que os quiero hablar es la mesoterapia facial. En dicha mesoterapia, pueden emplearse diversos productos. Yo uso uno que es un conjunto de vitaminas y nutrientes específicos para nuestra dermis y que, además, lleva ácido hialurónico

El éxito de la dieta

¿Estoy a dieta? Esta es la pregunta que nos repetimos al levantarnos cada día. Por las mañanas hemos recuperado la energía, estamos pletóricos y es muy fácil motivarnos, así que sí... ¡Estamos a dieta! Estamos seguros. Hacemos un desayuno sano con algo de fruta, leche desnatada, pan integral… Y, ¡a comernos el día! A media mañana la cosa se empieza a complicar. Probablemente hayamos hecho ya muchas cosas y desgastado gran parte de la energía. ¿Qué me como? Pues una tostada con un poco de aceite está bien, con un café con leche, pero… Mira ese donut, ese croissant… Por un día… Total, todavía es por la mañana. Este es un gran error. A mediodía, nos saltamos la dieta dependiendo de lo que hayamos decidido. Si nos comimos el croissant, ya la hemos liado, así que, ¿qué más da? Total, por un día (otra vez). El problema es que en cuanto torcemos el día, ya está torcido para el resto. Y comemos cosas que nos apetecen mucho y nos aportan energía inmediata, pero de la que nos hac