Ir al contenido principal

Labios


Hoy voy a hablaros de un tema que me encanta: de los labios.

Como sabéis, los labios se encuentran en la parte inferior de nuestro rostro y es una zona que nos da personalidad, ya que con ellos sonreímos, comemos, nos expresamos...

Hay personas que los tienen muy finos o los tienen deshidratados, o no los tienen con una forma bien definida. En ellos, podemos trabajar para mejorarlos.

Hay dos partes diferenciadas en los labios, el labio rojo y el labio blanco.

El labio blanco superior tiene una depresión media llamada filtrum, el cual tiene dos columnas, que van desde el labio hasta la parte inferior de la nariz.
Hay una línea que separa el labio rojo del labio blanco superior y, en la zona central, está el llamado “arco de Cupido”.
El labio rojo o porción mucosa consta de una parte seca y de una parte húmeda. La porción seca, se llama bermellón.
Una estructura importante en el labio son las comisuras, que son la parte más lateral de los mismos.

Para tratar unos labios, bien perfilarlos o bien rellenarlos, lo primero que hay que hacer es fijarse en la estructura facial de la paciente.
Una vez estudiada, hay que fijarse en la forma y en la estructura labial.
Se han de realizar fotografías para tener una muestra de cómo eran los labios antes de la realización del tratamiento. Las fotos se hacen de la cara entera y del labio, desde más cerca.
Aplicamos anestesia para que la paciente se sienta cómoda a la hora de hacer el tratamiento, ya que el labio es una zona muy sensible, con mucha vascularización y muchas terminaciones nerviosas, por lo que, si no aplicamos anestesia, dolerá.
Lo primero que suelo hacer, es perfilar el labio, para potenciar la forma del mismo. Potenciar, sin perder la estructura y naturalidad del mismo.
Después trabajamos en el filtrum.
Después rellenamos de forma sutil, para que el labio aumente volumen sin perder la identidad de la persona.

En Clínica SILINS nos gusta hacer este tratamiento de forma sutil, ya que las pacientes que vienen, tienen mucho miedo a perder su identidad o a que sus labios parezcan “descomunales” o demasiado aumentados.

El producto que solemos usar es el ácido hialurónico, que lo que hace es hidratar, dar volumen y hacer el labio más bello de lo que lo tienes previamente. Dura en nuestro organismo de seis a ocho meses.

Los resultados son satisfactorios y nuestras pacientes repiten, ya que, al final, acaban encantadas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Otra vez a dieta

¿Cómo llevas la dieta que empezaste el 1 de enero? ¿Aún no te has rendido? Te voy a contar por qué fracasamos cuando nos ponemos a dieta en una fecha que simboliza el inicio de algo. El 1 de enero me pongo a dieta. Los famosos propósitos de año nuevo. Primero de todo, no empezamos hasta el día 7, ya que aún quedan la mitad de las fiestas de Navidad. Segundo, la dieta dura una semana, que es el tiempo post-vacacional en el que tardamos en sumergirnos de nuevo en las mismas rutinas que teníamos el año anterior. En definitiva, del 15 al 20 de enero se nos ha olvidado que nos pusimos a dieta. El mes que viene me pongo a dieta. Esto es aún menos motivador que la del 1 de enero. Ya que estamos postergando al mes siguiente lo que deberíamos hacer hoy. Cuando pase el mes, nos daremos cuenta que no hemos empezado a cuidarnos y lo dejaremos para el siguiente. Así pasará un mes tras otro hasta que lleguemos a fin de año. El lunes me pongo a dieta. Como dijo uno de mis mentores, lo que empieza un

Vitaminas faciales

A veces, viene una persona a informarse sobre algún tratamiento facial, sin saber exactamente qué hacerse. La mayoría de las veces, vienen con mucho miedo, no queriendo modificar ninguna estructura facial, se niegan a ponerse rellenos, aunque no les quedaría mal. Y me preguntan: “Y tú, ¿qué me harías?”. Esa es “la pregunta del millón”. La pregunta en la que, la respuesta, ha de ser cuidadosa, ya que, si les dices algo que ellas no tenían pensado, les puedes generar algún tipo de complejo o inseguridad. Y ese, no es mi objetivo. Mi objetivo, es que todas y cada una de vosotras y vosotros, os vayáis seguros y tranquilos por lo que os vais a hacer. Hay un tratamiento dentro de la Medicina Estética, que es sutil, a la par que necesario. El tratamiento del que os quiero hablar es la mesoterapia facial. En dicha mesoterapia, pueden emplearse diversos productos. Yo uso uno que es un conjunto de vitaminas y nutrientes específicos para nuestra dermis y que, además, lleva ácido hialurónico

El éxito de la dieta

¿Estoy a dieta? Esta es la pregunta que nos repetimos al levantarnos cada día. Por las mañanas hemos recuperado la energía, estamos pletóricos y es muy fácil motivarnos, así que sí... ¡Estamos a dieta! Estamos seguros. Hacemos un desayuno sano con algo de fruta, leche desnatada, pan integral… Y, ¡a comernos el día! A media mañana la cosa se empieza a complicar. Probablemente hayamos hecho ya muchas cosas y desgastado gran parte de la energía. ¿Qué me como? Pues una tostada con un poco de aceite está bien, con un café con leche, pero… Mira ese donut, ese croissant… Por un día… Total, todavía es por la mañana. Este es un gran error. A mediodía, nos saltamos la dieta dependiendo de lo que hayamos decidido. Si nos comimos el croissant, ya la hemos liado, así que, ¿qué más da? Total, por un día (otra vez). El problema es que en cuanto torcemos el día, ya está torcido para el resto. Y comemos cosas que nos apetecen mucho y nos aportan energía inmediata, pero de la que nos hac